Seleccionar página

La automotivación es el secreto del éxito laboral del siglo XXI.

¿Te cuesta levantarte por la mañana? O ¿piensas que su situación laboral es cada vez más precaria y ya no te quedan fuerzas para intentar algo nuevo? Este Decálogo para la automotivación en el siglo XXI, te ayudará a conseguir tus objetivos.

Después de leer este artículo comprenderás que en un alto porcentaje de ocasiones todo depende de tu motivación. Aumentando la capacidad de motivarte obtendrás la piedra angular para mejorar y que esa mejorar sea real y sostenida en el tiempo.

Lograr tus objetivos depende de ti
Lograr tus objetivos depende de ti y de la automotivación que tengas.

Decálogo de la automotivación en el siglo XXI

Elimina los sentimientos negativos

Nuestra vida la conforman un conjunto de realidades objetivas, y su interpretación depende del punto de vista con el que miramos esas realidades. Lo que para ti puede ser algo negativo, para otra persona no lo es o al menos no lo es tanto. Estar atrapado en sentimiento negativos nos desgasta además de que no nos permite asumir los hechos y encontrar soluciones para esos problemas. Por ende, lo primero de todo es desterrar los sentimientos negativos.

Necesitas un cambio en tu vida cotidiana

A veces unas vacaciones, una escapada o un paseo, o más simple aún ver una película, un vídeo o meditar. Es decir, olvidarnos por un momento de nuestros problemas o situaciones complicadas nos hace poner distancia sobre esos mismos problemas o situaciones y verlos desde otra perspectiva y encontrar una solución más rápidamente.

Comienza por plantearte retos pequeños, fáciles de conseguir

Plantearte retos o objetivos duros, complicados de conseguir en poco tiempo o poder ver al menos avances, nos hace que desistamos en pocos días. Es habitual que a comienzo de año nos planteemos acudir al gimnasio o comenzar una dieta, estamos llenos de energía y positividad pero como son un cambio muy radial en nuestro estilo de vida abandonamos en poco tiempo. Para obtener resultados debemos ir despacio, ponernos objetivos fáciles de conseguir en un período corto de tiempo e ir subiendo la dificultad gradualmente. La satisfacción de haber conseguido un objetivo pequeño nos dará la fuerza necesaria para alcanzar uno un poco más grande en poco tiempo.

Organízate. Optimiza tus medios para lograr lo que quieres hacer

Con frecuencia nosotros mismos somos nuestros mayores verdugos porque nos ponemos trabas mentales para no conseguir lo que anhelamos. Por ende, debemos conocer y organizar los medios y el tiempo que tenemos a nuestro alcance, antes de ponernos a intentar conseguir un reto por muy diminuto que nos parezca.

Alcanzar tus objetivos
Debes focalizarte en crear estrategias y métodos que te lleven conseguir tus objetivos.

Valora tus logros y esfuerzo

Valora todas y cada una de las victorias que logras, aunque te parezca insignificante, no lo es, míralo así: es un gran paso para lograr ese gran objetivo que te has marcado. Esto hará que tú motivación aumente y nos predispone para asumir y lograr objetivos mayores.

Dedica tiempo a revisar tu avance en los objetivos que te has marcado

Cuando te formules objetivos a largo plazo o complicados de conseguir, mide tu avance hacia su consecución. Así podrás saber lo que estas haciendo bien, lo que no estas haciendo bien y buscar las estrategias o caminos que nos lleven a lograrlos, manteniéndonos motivados y focalizando nos en avanzar poco a poco hacia la meta.

Invita a personas cercanas a decir aquello bueno que tienes y tus virtudes

La opinión que nosotros mismos tenemos de nosotros, valga la redundancia, a veces no es la mejor, hay veces que ponemos el foco en lo que no tenemos, no valorando o desperdiciando aquello que tenemos o que nos hace ser únicos. Escuchar lo que otras personas valoran de nosotros, aquellas virtudes que les gustaría tener y que tú posees nos hace darnos cuenta de fortalezas que a veces pasamos por alto. Con ello conseguimos un chute de positividad, además de poner en valor lo que somos y hemos logrado con anterioridad.

Observa o leer sobre personas que consiguieron lo que se propusieron

Conocer y leer sobre la vida de personas conocidas o que admiramos, saber a que retos se enfrentaron y como los solventaron nos da un motivo más para nosotros conseguir los nuestros. Además aprenderemos estrategias y métodos de trabajo que ellos probaron y les han dado resultado para lograr esos objetivos.

Piensa en el momento en el que consigues lo que te has propuesto

Visualiza como te sentirías de conseguir el objetivo que te has propuesto, a quién se lo contarías, cómo lo celebrarías. Al imaginarnos la consecución de nuestro objetivo lo hacemos más real, más cercano sentimos que lo podemos conseguirlo, por ello nos ayuda a convencernos de que vamos por el buen camino que lo vamos a lograr.

No te rindas

Casi todas las personas que consiguieron cumplir sus objetivos tienen esto en común, no se rindieron por muy malas que fueran las circunstancias. Siguieron adelante y con perseverancia y tiempo lo lograron.

¡Espero que este decálogo para la automotivación en el siglo XXI, te sea de ayuda, lo implementes y te dé buenos resultados!

VALORA Y COMPARTE ESTE ARTÍCULO:
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat
1
¿Alguna duda? Soy Carmen, cuéntame y te ayudo encantada.